Senador Jorge Toledo Luis y Sra. Rosario del Pilar Toledo, Mayordomos de la Vela San Juan


El senador Jorge Toledo Luis y su señora esposa Rosario del Pilar Toledo, encabezaron una de las tradiciones  de su pueblo, El Espinal, una hermosa población del Istmo de Oaxaca donde se conjuga la entereza de sus hombres, la belleza de sus mujeres, la laboriosidad cotidiana de su gente, sus calles limpias y bien arregladas, y la persistencia de la cultura tradicional en las fiestas patronales, las velas de este mes de mayo.

Una de ellas, de más tradición, color, calor humano y vínculo permanente de amistad y solidaridad social es la vela de San Juan, cuyas festividades dieron inicio con una grandiosa calenda que recorrió las calles de El Espinal, el viernes previo a la Semana Santa, para dar inicio a las fiestas de la Labrada de Cera para la Vela, en su edición 2017.

Los mayordomos, Senador Jorge Toledo Luis y su señora esposa, Rosario del Pilar Toledo Toledo, encabezaron el paseo, en el que fueron arropados por la Sociedad de la Vela, amigos, vecinos del pueblo y los visitantes que llegaron a disfrutar de las fiestas.

El senador Jorge Toledo Luis, quien conoce muy bien las tradiciones de su gente y de su pueblo, a quienes apoyó desde la Delegación federal de la CDI en Oaxaca y ahora desde el Senado de la República, como presidente de la comisión de asuntos indígenas, vivió a plenitud las festividades.

Ya desde el día miércoles previo, desde muy temprana hora se levantó la enramada junto al Parque Central de El Espinal, un fresco y amplio cobertizo hecho con palma y carrizo al que el sábado le colgaron racimos de flor de corozo, se adornó con piñas, repollos, gardenias, guie’ chaachi, banderas amarillas y otras olorosas flores de la región, para perfumar y dar color al centro de la gran festividad.
El sábado las calles volvieron a concurrirse para el paseo de toros, los astados después sacrificados para la elaboración del delicioso estofado, uno de los platillos tradicionales de la cocina espinaleña, saboreado especialmente en las festividades.

Fue otro de los preámbulos de la celebración más importante para la Sociedad de la monumental Vela San Juan que, como todos los años, desató el fervor y la devoción de los sanjuaneros para su participación en la tradicional Labrada de Cera.

El Domingo de Ramos se celebró la principal festividad de esta temporada: la elaboración de las velas que habrán de portar los mayordomos y la Sociedad de la Vela el día de San Juan, por lo que los eventos tienen una gran carga emotiva y ceremonial.
Desde muy temprano se derriten los restos de las velas del año anterior, y utilizadas hasta días antes en el velorio de Sexto Viernes de Cuaresma, y se mezclan con cera virgen para comenzar el proceso de labrado de cera que le da nombre a la tradicional fiesta.

Una vez terminadas las 12 velas ceremoniales, se procede a descargarlas del tendedero y llevarlas por parte de los mayordomos al altar donde se encuentra San Juan, en el interior de su  domicilio.

Después de ese acto da comienzo la fiesta, el gran baile de celebración. Mientras los mayordomos reciben y conviven con los invitados, los integrantes de la Sociedad, las madrinas y los propios mayordomos empiezan a repartir la comida y las botanas, las aguas frescas y las bebidas que harán más agradable y soportable el calor del inicio de la primavera, ya atenuado por la fresca enramada.

Es un día de encuentro, de abrazos, baile y alegría; de buenos deseos y también de reciprocidad en los donativos y regalos en bebidas que los invitados entregan a los mayordomos para ayudarles en los gastos que originan las festividades; apoyos que serán retribuidos en otras festividades por quienes ahora los reciben.

La fiesta dura toda la tarde y parte de la noche. Es un día especial para los socios de la Vela San Juan y para la gente de El espinal.

Al día siguiente, las festividades continúan con la Lavada de Ollas, lo que en otros tiempos fue la limpieza de los utensilios utilizados en las festividades, ahora es motivo de otro encuentro, donde los mayordomos, y las madrinas de regalos y botanas atienden a propios y extraños que se vuelven a dar cita a la enramada para cerrar esta primera parte de las celebraciones anuales de la Vela San Juan.

El sábado 13 de mayo será la otra gran cita, el día de la Vela San Juan en El Espinal, la grandiosa fiesta que volverá a conjuntar a los espinaleños en torno a sus mayordomos: Jorge Toledo y Rosario del Pilar Toledo, quienes el jueves 11 acudirán de gala a la capilla de San Juan, a la misa para celebrar al santo por el que los festejos se celebran.

¡Ahí nos veremos todos!

Anterior Enrique e Itzel contraen nupcias
Siguiente Integra consolida su trabajo