Senador exhorta al Poder Ejecutivo Federal y al gobierno de Oaxaca atender inseguridad en Tuxtepec



Staff Close Up/ Luis Fernando PACHECO

El senador jalisciense, Clemente Castañeda Hoeflich del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, exhortó al titular del Poder Ejecutivo Federal y al Gobierno del Estado de Oaxaca, a que implementen una estrategia coordinada para atender la situación de inseguridad que vive el municipio de Tuxtepec, Oaxaca.
Dicha proposición, se publicó en la Gaceta: /1SPO-92/90054 del Senado de la República, en la cual el senador Castañeda Hoeflich, quien preside la Comisión de Anticorrupción, Transparencia y Participación Ciudadana, refirió que: “Oaxaca ha sido uno de los estados que más se ha visto afectado por el incremento en los índices delictivos y de violencia, afectando la vida y el patrimonio de los oaxaqueños, así como el desarrollo social y económico en todo el estado.
“Para septiembre de 2018 los homicidios en el estado de Oaxaca ya sumaban 1,346, superando todos los registros anuales previos y colocando a la entidad entre los estados con mayor incidencia de este delito según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública”.
Agregó el senador de la República que dicha situación, en días recientes ocasionó la reacción de Fernando Bautista Dávila, presidente municipal de San Juan Bautista Tuxtepec, Oaxaca, quien solicitó apoyo a la Federación y al gobierno del estado de Oaxaca por medio del oficio 0123TUX/2019 dirigido directamente al presidente de la Republica.
Refirió que, el presidente Municipal, Bautista Dávila solicitó la implementación de estrategias y acciones para contrarrestar los problemas de seguridad pública, así como las tendencias delictivas al alta.
En el mismo documento, se estableció que, entre las regiones con mayores índices de violencia se encuentran Tuxtepec, Costa y Valles Centrales, donde la principal problemática sigue siendo la presencia de grupos delictivos y en algunos casos de graves conflictos agrarios.
“Existen otras estadísticas preocupantes como las registradas por organizaciones como el Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad de Oaxaca, quienes mantienen un registro de 359 mujeres desaparecidas o no localizadas en un periodo de 22 meses, de las cuales solo 36 han sido localizadas, 6 de ellas sin vida”.
Entre las estadísticas citadas que dieron origen a dicha petición, se menciona un incremento en los homicidios dolosos, que pasaron de 5.01 homicidios por cada 1,000 habitantes durante el 2015 a 24.07 homicidios durante el 2018, representando un incremento de más del 380% en un lapso de solo 3 años. En el caso específico de Tuxtepec, los homicidios pasaron de tan solo 1 en 2015 a 85 en el 2018.
Debido a esta situación, reveló el senador Jalisciense, que: “A pesar de lo anterior, hasta el momento no existe respuesta por parte del Ejecutivo Federal a la solicitud del presidente Municipal de Tuxtepec, Oaxaca, aun cuando el propio titular del Ejecutivo Federal ha hecho llamados para trabajar juntos con el fin de lograr la pacificación del país.
“Consideramos que la situación que vive el municipio de Tuxtepec, Oaxaca requiere de una estrategia inmediata en donde se involucren los tres órdenes de gobierno, asumiendo compromisos claros para garantizar la paz, la tranquilidad y la seguridad”, aseveró Clemente Castañeda Hoeflich.
Finalmente, dijo, que por lo anteriormente expuesto, se somete a la consideración de la asamblea, la aprobación del acuerdo, que el Senado de la República exhorta al titular del Poder Ejecutivo Federal y al Gobierno del Estado Oaxaca a que implementen una estrategia coordinada y un plan de acción emergente para atender la situación de inseguridad que vive el municipio de Tuxtepec, Oaxaca y en coordinación con dicho municipio se diseñen las políticas necesarias para el fortalecimiento de las capacidades policiales y del estado de fuerza para hacerle frente a las problemáticas de violencia e inseguridad en la región.

Anterior Se realiza en la ciudad lanzamiento “BNI Tequio” con empresarios oaxaqueños
Ésta es la última historia