Pablo Gustavo González…EL ARTE Y LA PINTURA ES SU ESTILO DE VIDA


 

Staff Close Up Oaxaca

pablo-gustavo-2

Pablo Gustavo González pintor oaxaqueño por convicción, tiene más de 40 años dedicándose a las Bellas Artes. Confiesa que el amor por la pintura la adquirió de su abuelo Pablo González Zúñiga, originario de San Pedro Tlaquepaque, Jalisco.

 

Proviene de familia de artesanos alfareros y desde niño se pasaba horas viendo a su abuelo pintar y crear figuras para los nacimientos. A los 16 años supo que la pintura sería su estilo de vida; el apoyo lo encontró en su familia y en su entrañable amigo, el pintor Jaime Grifaldo originario de Coyoacán, en la Ciudad de México.

 

A esa edad lo llevaron a la Casa del Lago centro cultural perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para posteriormente ingresar por cuatro años de oyente a la Academia de San Carlos, desde ahí su vida la ha dedicado a las artes: música, canto y principalmente la pintura.

 

Recuerda que su primera pintura que realizó fue un grabado del templo de Dolores Guanajuato, impreso en los billetes de 10 pesos; pese a sus detalles logró plasmar líneas exactas en un cuadro de 25 X 35, para posteriormente venderlo en 50 pesos.

 

“Fue el primer dinero que me gané, desde ahí supe que lo mío era la pintura, eso me motivó mucho para seguir preparándome”.

 

Pablo Gustavo González nació el 6 de junio de 1958 y desde hace aproximadamente 18 años llegó a Oaxaca motivado por sus abuelos y padres, originarios de Valles Centrales. Pese a que en un principio se resistía, conoció a quien actualmente es su esposa y con la que tiene dos hijos.

 

“Mi maestro Grifaldo muchas veces me aconsejó: No vas a pintar lo que vendas, vas a vender todo lo que pintas y eso es lo que hago, cerca del 95 por ciento de mis obras las vendo mientras que el cinco por ciento restante lo destino a donación, en toda mi carrera creo que he pintado más de cuatro mil cuadros”.

 

La obra que recuerda mucho fue la realizada hace como 10 años, cuando pintó el mercado de Tlacolula de Matamoros y fue seleccionada para ser la imagen de la publicidad oficial para las fiestas de la Guelaguetza.

 

Gracias a la pintura ha combinado de sus otras dos pasiones a las Bellas Artes; la música y el canto, prueba de ello es que su firma es una clave de Sol con su nombre, “soy músico de trova, lamentablemente tiene como tres años que me retiré, ahorita sólo vivo para pintar”:

 

“Como músico me presenté en el Auditorio Nacional. Como pintor tengo obras que mezclo con la música y pintura”.

 

El pintor ama plasmar las tradiciones de Oaxaca y en la cuestión abstracta trata de utilizar los colores de la entidad, que destaquen los negros y los encendidos, como los que se usan en los alebrijes, en los mercados y en los paisajes de la entidad.

 

“Manejo todas las técnicas, lápiz, acuarela, acrílicos y óleo, pero lo que más les gusta es el óleo, que es lo más tradicional en la pintura clásica”.

 

Admira a pintores como Salvador Dalí y pintores mexicanos como Diego Rivera y al oaxaqueño Rufino Tamayo, de este último ama sus colores y estilo, “y es lo que trato de hacer, lo mismo que hizo Tamayo”.

 

“Trato de acudir a exposiciones porque luego se envicia el trabajo, ahorita es muy difícil inventar algo en la pintura porque ya se hizo de todo, pero lo que sí se puede hacer es buscar un propio estilo”.

 

Este talentoso pintor reconoce que admira a la gente que es feliz, que hace lo que gusta y que ama su trabajo, “y yo me puedo catalogar como ese tipo de personas, soy feliz dando clases porque me gusta enseñar”.

“Tengo un alumno que tiene 8 años y siempre me pregunta: ¿profe, yo puedo ser famoso?, y siempre le digo que si puede siempre y cuando lo piense y se lo proponga, todo está aquí adentro, primero se lo tiene que meter en la cabeza”.

 

Le disgusta la gente injusta, que abusa, que se aprovecha con los más débiles, la prepotencia, “el nepotismo que abunda terriblemente en nuestro tiempo”.

 

Actualmente se dedica a dar clases de pintura en su taller ubicado en las calles Mitla y Costa en San José La Noria, como maestro sabe que lo único que quiere enseñar a sus alumnos es que la pintura es un medio de comunicación muy eficiente, en donde pueden transmitir sus sentimientos y pensamientos a través de la pintura.

 

“¿Qué es lo pueden decir a través de la pintura?, pintando puedes expresar muchas cosas y trasmitir al público lo que estás sintiendo”.

 

Además ha realizado exposiciones en la galería Flores Magón, en hoteles como el Fortín Plaza se puede admirar su trabajo, así como galerías en Suiza. Su exposición más próxima será en febrero en la Casa de la Cultura Oaxaqueña (CCO).

 

Anterior Juan Pablo Hernández...GRANDIOSA FIESTA POR SU CUMPLE NÚMERO CINCO
Siguiente DIANA HERNÁNDEZ RUIZ...NOCHE DE MAGÍA Y GLAMOUR POR SUS XV AÑOS