Marco Antonio Cruz, el arte como estilo de vida


Nacido en el valle de Etla, donde creció entre la naturaleza y animales de campo, Marco Antonio Cruz, conocido como “Chapulín”, vio florecer su amor por el arte, por la pintura, los dibujos y las historias que cada pieza pueda contar.

“Cuando era pequeño me gustaba escribir cuentos sobre animales, cada cuento tenía dibujos. Uno de mis primeros cuadros, llamado la Vaca de Mala Leche, está inspirado en el cuento de una vaca que, a media noche, se iba de fiesta”, recordó el artista plástico.

Aunque desde su infancia Marco Antonio se acercó al arte, no fue hasta los 15 años que conoció el mundo artístico, a los grandes maestros oaxaqueños, lo cual despertó su curiosidad y su imaginación para comenzar a crear.

Su primer trabajo artístico fue como ayudante del maestro Alejandro Santiago, de quien agradeció todo lo enseñado y el haberlo recibido.

“Me considero un artista autodidacta, pues mi carrera plástica se ha formado a través de mi trabajo con grandes representantes del arte oaxaqueño, a quienes les agradezco su apoyo, que me permitieran trabajar con ellos, lo cual es una gran fortuna”, señaló Marco Antonio Cruz.
Después de trabajar con Alejandro Santiago, el artista convivió con los maestros Máximo Javier, Rosendo Pinacho, Emiliano López, Amador Montes, Jorge López y Manuel Miguel. Todo lo aprendido de ellos, Antonio Cruz lo transformó para darle a sus creaciones su estilo y expresar su visión del mundo.

Marco Antonio, “Chapulín”, expuso que fue hasta los 22 años que sus creaciones artísticas comenzaron a ser conocidas, lo cual logró gracias al apoyo de Juan Monterrosa.

“Me invitó a participar en una exposición colectiva en la Cámara de Diputados, en la Ciudad de México. Fue una gran sorpresa que mis tres obras se vendieran. A partir de ahí comenzó mi carrera en este mundo maravilloso del arte”, dijo el Chapulín.
Para Marco Antonio, el arte no representa su trabajo, es su forma de vivir, pues cada día le permite experimentar y crear ideas nuevas, ya que en cualquier momento puede llegar la inspiración, “se puede crear un nuevo mundo con distintas texturas, emociones, colores, trazos subjetivos y con un lenguaje distinto”, comentó.

“Me apasiona el arte porque es un lenguaje que puede ser bello o agresivo para nuestros ojos. Mi mayor interesa es trabajar con los sueños, pienso que son partes no descifrados. Cada vez que pinto siento que entró en un trance con la naturaleza y el lienzo”, comentó Marco Antonio.

Entre sus proyectos más importantes como artista, es ser tomado en cuenta por la galería Jesús Villafán, así como intervenir la portada del disco del grupo de rock “Kaox” y la portada del 32 aniversario del diario nacional “La Jornada”.

Hasta ahora el arista se siente satisfecho con su trabajo, pues sus piezas se han colocado con coleccionistas de ciudades como Puebla, México, Cancún, Monterrey y Querétaro, además de las internacionales de New York y Miami.

“El mayor reto es lograr que las personas acepten tu trabajo, al final el espectador es el que tiene la última palabra. Aquí lo que cuenta es la constancia para poder lograr que las piezas provoquen alguna reacción en el público”, comentó Marco Antonio.

A los jóvenes que se interesa por el arte, Marco Antonio Cruz los invitó a confiar en sus creaciones, a poner empeño y valorar todo lo que hagan, además de arriesgarse por conseguir sus sueños, siempre con constancia, trabajo y estudio.

Anterior Fernando Bautista Dávila gobernando siempre con la gente
Siguiente Dulce María Díaz Villavicencio festeja sus XV años