GUADALUPE CABALLERO…EL ARTE DE FUNDIRSE CON LO NATURAL


STAFF CLOSE UP OAXACA

guadalupe-2 guadalupe-3

 

Desde niña se sintió atraída por los trazos, el color y el movimiento que se reflejan en la pintura, por lo que Guadalupe Caballero comenzó a buscar libros donde aprender y conocer sobre el arte, hoy es una artista plástica consolidada.

 

“Supongo que el arte ya lo traía de familia, como una herencia de un tío, a quien le gustaba mucho pintar y por el afán de ir tras su sueño,  falleció a los 35 años de edad en un accidente automovilístico rumbo a la Ciudad de México”, relató la pintora.

Con el paso del tiempo y mientras más conocía del arte, Guadalupe Caballero se dio cuenta de la vida que guardan los colores, las infinitas combinaciones que dan, las múltiples texturas que pueden encerrarse en un cuadro, así como su capacidad de plasmar sus emociones, sueños, imaginación y su mundo entero a través del arte.

 

Desde hace ocho años, Guadalupe Caballero se dedica de manera profesional al arte, por lo que ha expuesto en escenarios como el recinto de la Lotería Nacional en la Ciudad de México, en el Palacio de Gobierno de Oaxaca, así como en otros espacios en Puebla, Cancún y Guanajuato.

 

Aunque ya cuenta con un amplio reconocimiento, la artista recuerda sus inicios, cuando realizó su primera exposición, “me decían que no servía para esto, eso me bajó la moral, pero también me sirvió para levantarme. Pensé: si me gusta y apasiona lo que hago, nadie me va a decir qué hacer”.

 

Por esto, Guadalupe Caballero aconseja a los jóvenes que inician en el mundo del arte, de manera especial a las mujeres, que sigan pintando aquello que los motive, guiarse por sus sentimientos y no por las opiniones de las personas, ya que el trabajo de todos tiene un valor.

 

“Me siento plena en hacer lo que hago, creer en lo que pinto ahora, ver la cara de satisfacción y felicidad de las personas cuando ven una pieza expuesta o se las entrego. Los comentarios son positivos y eso me hace sentir feliz, ahora sé que el esfuerzo y el tiempo que costó ser reconocida como artista, ha valido la pena”, indicó Guadalupe Caballero.

 

La obra de Guadalupe Caballero puede describirse como un mundo místico, donde los colores juegan un papel central; entre violetas, ocres y tonos oscuros, con un toque de hoja de oro y plata, pareciera que las piezas podrían cobrar vida en cualquier instante, además que te invita a fundirte con la naturaleza, como un viaje astral hacia el ser.

 

Las pinceladas de Guadalupe Caballero reflejan total libertad, dan movimiento a los colores, aunque parecieran regados y sin orden, cada mancha, cada punto y cada línea permiten que lo creado se sienta cercano y propio.