Gracias Karina Ovando


Por: Álvaro Ximénez

En enero del 2014 mi pequeña Isabela Dalí tuvo la terrible pérdida de su hermosa madre, 5 días bastaron para que Maricela Márquez “Xamanica” falleciera. La pequeña Dalí solo tenía 2 años y medio y estaba enfrentando la adversidad más grande dde su vida. Vestirla, peinarla, cortarle el cabello, darle de comer y bañarla para un papá inepto y negligente de 40 años era una tarea tremenda y descomunal. La primera ayuda que encontré fue en Garabatos, con la maestra Marisol  Ramales, mas la parte emocional y espiritual de mi hija estaba desecha, las mejores intenciones no eran suficientes, un día las cosas se ponen peor, le llega la realidad a Isabela y con ello, el doloroso y destructor duelo, poco o nada podía hacer, más que orar y pedir guía; llega el primer 10 de mayo del 2014 en la escuela y yo en mi ignorancia no supe qué hacer, entonces Papá Dios obra como él sólo puede hacerlo, entra a mi celular una llamada de mi exesposa Karina Ovando, con quien me separé en un divorcio terrible y cruel, en el que nos habíamos dado con todo.

En ese momento es cuando Dios actúa, Karina me dice, “Álvaro, ¿quién va a acompañar hoy a la niña?”, con desconcierto respondo, “nadie”. “Voy para allá”, contesta ella; así, como en las películas, justo llega para que Isabela entregara su regalo del Día de las Madres. Kari lo recibe y en ese instante se hace el click.  Así empezó, comenzaron a salir a comer, al cine, algunos fines de semana se quedaba en su casa y en las primeras vacaciones viajan juntas 15 días, así fue el inicio del AMOR, a escondidas se decían mamá e hija, hasta que en noviembre del 2015 públicamente empiezan a tratarse como madre e hija, en julio del 2016 Karina generosamente le da una recámara en su casa, y en este febrero 2017 en un emotivo y maravilloso momento se adoptan como mamá e hija de AMOR, Karina la ha cuidado, protegido, abrazado, consolado, curado, dormido, cargado, limpiado, enseñado a nadar, comer, montar caballo, a ser una niña muy muy mmuy feliz. Hoy Isabela Dalí cumple 6 años por bendición de Dios y extraordinarios y excelentes cuidados de Karina, agradecer, reconocer y valorar es poco o nada por todo le ha dado mamá Karina, compartirlo es fácil, así que queridos amigos, les presento a la mamá de mi hija, la señora Karina Ovando, a quien públicamente y en privado le agradezco lo mucho y todo que lle ha dado a su hija Isabela Dalí.

Kary que Dios te bendiga, te dé salud, más amor y larga vida

Gracias, muchas gracias !!!!!!!

Anterior Reconoce Autos Mexicanos labor invaluable del taxista
Siguiente Juan Pablo Ríos