El campo le apasiona, le mueve el Alma a Miriam Pilar Liborio Hernández


Staff Close Up
Miriam Pilar Liborio Hernández, actualmente Directora General del Instituto Estatal de Educación para los adultos, está siempre dispuesta a seguir sirviendo a Oaxaca y a México, desde cualquier trinchera, y justamente por eso se empeña en dar resultados, en cumplir la palabra, en tener disciplina y trabajar todos los días con honestidad y responsabilidad.
Lleva casi 15 años en la política, con oportunidades de desempeñarse en instituciones orientadas al desarrollo académico y comunitario, porque el campo es una de sus grandes pasiones, porque eso le mueve el alma, confiesa.
Grandes experiencias, grandes aprendizajes
Su vida ha estado llena de retos, de grandes aprendizajes, “y espero que sean muchos más, tengo la voluntad y disposición para seguir dando lo mejor de mí”.
Para ella, en Oaxaca el campo es un detonador económico importante, “así que desde muy joven (más joven, quiero decir) -ríe- y siguiendo mi vocación, me incorporé a las filas de la Vanguardia Juvenil Agrarista, el sector joven de la gloriosa Confederación Nacional Campesina (CNC). Posteriormente, gracias al trabajo intenso en mi sector, ocupé el cargo de Presidenta Estatal de la Vanguardia Juvenil, es decir, coordinaba el trabajo de los jóvenes agraristas en todo nuestro estado. Esto me dio una siguiente oportunidad, entonces como la secretaria de Acción Femenil, impulsando el trabajo de las mujeres campesinas y luego como Secretaria General de la CNC, sin duda trabajar con proyectos agrarios y la convivencia con el sector campesino, marco mi vida para bien.
Después, tuvo la fortuna de que, desde el primer día de su administración, el 1 de diciembre de 2016, el Gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, tuvo a bien designarla como titular de la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña (SMO), que, por cierto, anteriormente era un Instituto y cuya creación como Secretaría en la Administración Pública Estatal, fue de los compromisos más significativos de su campaña. “Hasta la fecha considero que la labor de la SMO es fundamental para los logros y avances en materia de género”.
Tuvo después la oportunidad de ser Delegada Federal de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), siendo esta una gran experiencia profesional que le permitió ayudar en la gestión de los proyectos estratégicos para uno de los sectores más desprotegidos, como lo es la población indígena oaxaqueña.
Recientemente, tuvo el gran privilegio de ser candidata a Diputada Federal por el Distrito 9, con cabecera en Puerto Escondido.
En esta etapa, dice, se dio la oportunidad de caminar los 42 municipios, conocer gente maravillosa y recorrer prácticamente toda la costa Oaxaqueña, conociendo los problemas sustanciales a atender y generando sinergias con las comunidades. Sin duda una gran experiencia que ha marcado su vida política por completo.

Identificada con nuestras culturas milenarias
Como funcionaria ha tenido grandes satisfacciones, una de ellas es servirle con orgullo a Oaxaca; desde siempre y en cada oportunidad que ha tenido en su carrera.
“Cuando tuve la responsabilidad de ser secretaria de la Mujer, por tan solo mencionar un ejemplo, creamos el programa “Palabra de mujer”, que consistió en otorgar créditos a mujeres en situación de vulnerabilidad y cuyo propósito fundamental era emprender un negocio propio, porque creo que es fundamental empoderar, asesorar y acompañar a las mujeres en el comienzo de sus sueños y proyectos.
“Otra de mis más grandes satisfacciones, ha sido tener la oportunidad de conocer la gran mayoría de los 570 municipios de Oaxaca, evidentemente por los cargos que he tenido y que me han dado la gran fortuna de recorrerlos y vincularme con las comunidades, esto me genera un enorme orgullo, conozco cada región, sus costumbres y tradiciones, me siento identificada con nuestras culturas milenarias y por supuesto, conozco el contexto de cada lugar”, dijo.
Por otro lado, conocer el sentir de la gente, convivir con ella, poder ayudarles y hacerse su amiga ha sido una experiencia sin igual, “ha llenado mi vida de aprendizajes y valores”. Por ello digo que servir a Oaxaca es mi pasión”.

La política es su vocación
La política definitivamente es su vocación de manera profesional y responsable es su mayor fortaleza.
Desde hace 15 años incursionó en la política, a través del partido del cual es militante desde ese entonces: el Partido Revolucionario Institucional, que es el partido histórico de México. “¡Imagínate!, ingresé cuando en esos tiempos las mujeres aun no contábamos con las garantías para participar en la política con igualdad de derechos. He dedicado mi vida al servicio de los demás y por supuesto, he estado en la ruta de abrir los espacios para que más mujeres participen activamente en el escenario político.
“Yo concibo a la política como el mejor mecanismo para los grandes acuerdos y las grandes oportunidades de servirle a la gente, así como un puente para el acercamiento y la comunicación ciudadana, para ello me he preparado permanentemente durante este periodo de mi quehacer político porque estoy convencida que el ejercicio político y de gobierno requiere el profundo compromiso de aprender todos los días. Esta es, obviamente una de las más grandes satisfacciones en mi vida: servir a mi gente desde las distintas trincheras que me ha tocado encabezar, luchando a toda costa por erradicar la violencia de género, respeto a los derechos humanos, trabajar por construir gobiernos honestos con inclusión paritaria”.

Mujer, antes que funcionaria política
Pero antes que funcionaria o militante de un partido político, Miriam Liborio es mujer, siempre buscando siempre el justo equilibrio entre su vida laboral, familiar y personal: “¡Siempre he buscado la cercanía con quienes amo, soy una hija de casa, orgullosamente costeña de origen afro indígena, mi motivación es mi familia que siempre me ha apoyado para cumplir mis sueños y en donde he adquirido todos mis valores, mi gran orgullo mi Madre quien ha estado siempre! Me apasiona el campo, amo los animales, me encanta el deporte, la bohemia me fascina, soy una mujer libre de prejuicios y dispuesta a enfrentar retos y superarlos. CREO QUE EL SECRETO ESTÁ EN QUE CADA COSA QUE HAGAS, LA HAGAS CON EL CORAZÓN”.

Hoy es tiempo de las mujeres
En estos tiempos, celebra que las mujeres estén cambiando en cuanto a la participación política y ciudadana, con más protagonismo.
Hoy las grandes reformas políticas, que es preciso mencionarlo, han sido fruto de la lucha de mujeres decididas a lograr la transformación del esquema tradicional donde solo los hombres detentaban el monopolio del ejercicio político, asegura y agrega que estas han permitido que hoy en día todas la mujeres gocen de la paridad de género para acceder tanto a un cargo público como de elección popular, “me da gusto ver que en las comunidades indígenas las mujeres se estén empoderando y sean autoridades municipales circunstancia no tan remota pero impensable recientemente, hoy es tiempo de las mujeres. También celebro que las actuales leyes electorales protegen a las mujeres sujetas de violencia política por razones de género, los congresos locales y federales son órganos políticos con mayoría de representación femenil; el Instituto Nacional Electoral y los organismos locales electorales, así como los Tribunales Electorales, que no solo dictan en sus razonamientos acciones afirmativas, sino que juzgan en base a perspectiva de género y así muchas acciones que hacen de México un país más democrático e igualitario”.
En este sentido esta convencida que hoy por hoy las mujeres están más visibilizadas y listas para cualquier encomienda política por pequeña o grande que esta resulte.
“Vamos por buen camino, estamos haciendo historia”, expresa.
El rol de la mujer en la antigüedad, señala, han sido clichés que hasta ahora permean en la sociedad: aquella mujer que se dedicaba únicamente a las tareas del hogar o la maternidad, su participación política y de opinión pública eran nulas, no se les dejaba participar en ningún proceso político, entrando en un estado de marginación. Es de aplaudirse que la participación de la mujer en México ha sido siempre revolucionaria marcando una línea en la historia dentro de un país el cual no respetaba sus derechos.
Por ello explica que es importante la participación de las mujeres en la política, porque sin su participación, sencillamente no habría democracia, solo autoritarismo, sin las mujeres no existirían gobiernos sensibles y eficientes, “las mujeres somos imprescindibles, pero más aún, se requiere la participación femenina en cada uno de los municipios de nuestro estado porque es el espacio político social de mayor cercanía con la gente, escuchando sus planteamientos y respondiendo a sus necesidades. Si bien es cierto las mujeres representamos casi el 51.2% de la población total de nuestro país, también somos las mujeres las que enfrentamos los más grandes retos y las convertimos en oportunidades, cabe decir no sólo somos un porcentaje, las mujeres representamos unidad y fortaleza, escuchamos y tomamos decisiones en equipo, ser sensibles nos hace mirar de manera diferente, siempre hacia adelante”.
Además, señala, son expertas en administración y gestión pública, actúan con honestidad y responsabilidad, “son líderes que inspiran a nuestros equipos de trabajo, sin nosotras, no puede hablarse de cambios sociales significativos, porque juntas damos las mejores batallas, defendemos nuestros derechos y exigimos justicia ante los atropellos, nuestra participación es fundamental”.
Actualmente, la situación de las mujeres en la participación de cargos políticos parlamentarios en Oaxaca es fundamental en cualquier proceso político por ley y por democracia en nuestro Estado, afirma.
Añade que cada vez más mujeres tienen voz y opinión dentro de los procesos políticos y ya es una realidad que están alcanzando mejores niveles de empoderamiento positivo y efectivo. En el Congreso del Estado, ha sido histórica la participación política de la mujer, quedaron atrás las épocas aciagas, en las que la mujer era suplente política, sin posibilidad de ejercer el cargo. “Hoy es una realidad que vemos en la máxima tribuna de nuestro Estado, la participación contundente de las mujeres de los distintos partidos políticos”.
Reconoce que evidentemente sí se continúa la discriminación o la violación a los derechos de la mujer en la política a pesar de las reformas legales en la materia, existe un marco jurídico de avanzada, pero no ha sido suficiente para erradicar las malas prácticas, se requiere voluntad política tanto de hombres y mujeres para acabar con actos de discriminación y de intimidación, por ejemplo, evitar a toda costa denigrar a la mujer haciendo uso de las redes sociales para menoscabar su dignidad. “Yo invitaría a todas las mujeres a que nunca nos quedemos calladas ante situaciones de violencia, que hagamos valer nuestros derechos y prioricemos la dignidad humana, alcemos la voz para que la violencia contra la mujer sea erradicada”.
“El machismo no puede seguir teniendo cabida en la política, necesitamos más mujeres luchando juntas y de la mano”, dice secamente.
Es necesario, continúa, empoderar a la mujer para que tengan las mismas oportunidades que los hombres y porque cuando una mujer esta empoderada, se reducen las brechas de desigualdad.

Empatía y sororidad
“Me gustaría invitar a todas las mujeres oaxaqueñas, a participar activamente en la política como forma de lograr una mejor sociedad, no es necesario estar afiliada a un partido político o ser funcionaria para hacerlo, porque desde la sociedad civil se pueden lograr los mejores avances, cada mujer puede aportar lo mejor de sus experiencias y hacer posible sus sueños. El exhorto, es a seguir en lucha permanente para exigir y hacer valer nuestros derechos fundamentales.
“Y claro que exhortaría también a las autoridades y representantes populares a la sociedad en general, a actuar con responsabilidad y estar a la altura de los nuevos tiempos, ejerciendo sus funciones con empatía, sororidad y respeto en cada momento, a erradicar la violencia contra las mujeres en todas sus formas y lograr mejores senderos de entendimiento, lo cual es el camino hacia una sociedad incluyente”.