DALIA BAEZ ARENAS


STAFF CLOSE UP/MABETH AQUINO/EMMANUEL PREZA

Al concluir un año lleno de retos derivados de una pandemia de salud y una forma distinta de vivir, la empresaria istmeña Dalia Báez apuntó que, cierra un ciclo lleno de aprendizaje, esfuerzo y sobre todo, unión familiar.

 

“Si tuviera que decir cuál es el reto vencido en el 2020, es aprender a vivir con el virus. Además de vivir en familia, ver como las hijas e hijos se adaptan a sus clases virtuales, adaptarnos a una nueva normalidad y saber que al salir a realizar compras elementales, no se debe olvidar el cubrebocas, careta y gel antibacterial. Es increíble cómo nos cambió la vida”, expresó Dalia Báez Arenas.

 

Entre las mayores satisfacciones que le deja este año, es un desarrollo espiritual a nivel familiar, una plenitud que los hace sentirse maravillosos y más humanos, pues este año le permitió una mayor conexión con sus seres queridos, además de comprender que cualquier problema tiene solución si se enfrenta unidos y con amor.

 

Como parte de las enseñanzas del año, Dalia Báez Arenas comentó que está el reconocer que diariamente existen momentos importantes en la vida, además de reconocer su fortaleza como emprendedora al vencer retos en el desarrollo de sus negocios, “es reconfortante y sobre todo muy satisfactorio”, dijo.

 

“He pasado momentos, creo que todas las personas que nos arriesgamos a invertir, nos hemos encontrado con situaciones muy difíciles, pero somos más fuertes que una pandemia y seguiremos empujando, cada una desde su trinchera”, expresó la empresaria istmeña.

 

En lo familiar, su satisfacción está en que su hijo avanza en su formación educativa, pues sus logros son un aliciente para todas y todos en su casa, además que es un ejemplo e inspiración para sus hermanas.

 

En este año que comienza, Dalia Báez Arenas, indicó que tiene proyectos pendientes del año pasado, los cuales tiene la esperanza de realizar.

 

“Será un año importante para el país y para Oaxaca, iniciamos un cambio en diversas estructuras de la sociedad e instituciones. Creo, es la oportunidad perfecta para que, aquellas personas que buscarán nuevos espacios de ejercicio público, lo hagan con una perspectiva de respeto a la sociedad, a las mujeres, a las comunidades indígenas”, comentó la empresaria.

 

Confía en que, a través de su proyecto “Leer un placer”, pueda compartir historias con muchas personas, ya que los libros son una oportunidad para conocer nuevos mundos y desarrollar la imaginación sin importar la edad.

 

“Como empresaria comprendí que hay crisis que no te avisan y siempre debes tener un plan de respuesta, por ti, tu proyecto y todos quienes lo hacen realidad. Y por ello, es fundamental pensar y prestar atención a nuestro entorno, pues así aprendemos, nos adaptamos y continuamos”, comentó Dalia Báez Arenas.

 

Para este 2021, la reconocida empresaria desea “que todas y todos se cuiden, protejan a los suyos, escuchen las indicaciones de las autoridades y puedan enfrentar el año con la esperanza de un Oaxaca y México mucho mejor. De manera especial deseo salud para pronto volver a abrazar a nuestras amistades, volver a disfrutar en las calles de la belleza que tiene Oaxaca, de sus fiestas, sus calendas, tradiciones, costumbres, esa riqueza que nos ha convertido en un referente a nivel mundial”, concluyó Dalia Báez Arenas.