BÁRBARA GARCÍA CHÁVEZ…. Desde el gobierno necesitamos hacer las cosas diferentes


Texto: Staff Close Up/ Lisbeth Mejía/ Fotos: Begid Photography

Bárbara García Chávez es candidata del Partido del Trabajo a la presidencia municipal de la capital oaxaqueña. Tomar esa decisión la llevó a valorar lo que significaría para su vida personal. Decidió que sí sería candidata porque consideró la trascendencia de sobreponer el interés colectivo.

Es abogada y maestra en Finanzas Públicas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Desde niña admiró a su padre Miguel Ángel García Domínguez, estudioso del Derecho y quien fuera Ministro de la Suprema Corte de Justicia. Fue de él de quien aprendió muy pronto que la prioridad de aquella niña y adolescente era la educación formal, complementada con la lectura; así como el respeto y la consideración hacia todas las personas y la honestidad como el valor más importante que define a un ser humano.

 

Esos, dice Bárbara García Chávez, son principios para toda su vida.

Formada por su abuela Guadalupe Hernández Delgado, su mamá grande en la Ciudad de México, en la que después de la pérdida de su madre, decidieron establecerse.

 

“Mi mamá grande fue un pilar en mi crecimiento y formación, ella me dio la calidez y el amor que han definido mis relaciones humanas”.

 

Indicó que estas dos influencias en su vida le enseñaron que ser mujer no implicaba diferencia alguna ni con sus hermanos y, posteriormente, con ningún otro hombre. No tenía entonces por qué estar en desventaja frente a ellos, condición que sí observó en otras familias.

 

Al final de cuentas, revela, se desarrolló como una mujer fuerte, autosuficiente, pero también comprometida de “metas firmes”.

 

Es la tercera de ocho hermanos y hermanas. Es con ellas y ellos con quienes mantiene hoy sus relaciones afectivas más sólidas.

Está casada y tiene tres hijos varones: Jorge, Rodrigo y Miguel Ángel. Los dos mayores son profesionistas y el más pequeño pronto terminará su carrera universitaria en la UNAM, siguiendo los pasos de su abuelo y de su madre.

 

Bárbara García Chávez expone con orgullo que al iniciar sus estudios en la UNAM, también inició su carrera laboral, desde entonces, confiesa, no ha dejado ni de estudiar ni de trabajar, ambos caminos son vitales en su vida.

Se formó políticamente en la izquierda y es feminista, comprometida con diversas causas sociales, por la justicia y la igualdad.

 

“Soy estudiosa y por tanto, una convencida de los derechos humanos y las libertades, indispensables en su ejercicio y garantía para alcanzar la armonía social y fijar límites al poder del Estado”.

 

De ahí su interés por llegar a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez.

 

Ésa convicción y las grandes deficiencias y desigualdades que existen en el municipio, terminaron por definir la intención de ejercitar sus derechos políticos ciudadanos. Dejó entonces su “cierta” comodidad, para emprender una campaña y escuchar a las personas y sus necesidades, para hacer un trato con la gente.

 

Sería ella, si el voto la favorece, la primera presidenta municipal electa de la capital de Oaxaca. Un reto para el que se considera suficientemente capaz, porque es mujer y “porque sé que el conocimiento es una herramienta política para realizar acciones contundentes para alcanzar la igualdad en un ejercicio recto y honesto, que combata de manera contundente la corrupción que permea en todas las áreas del gobierno y que pervierten las voluntades de la sociedad”.

 

Sí se puede hacer un gobierno que haga la diferencia. Una demanda que he escuchado de manera constante de mujeres y hombres de este municipio.

 

Anterior Yolanda Rodríguez. ...Emprendedora Oaxaqueña
Siguiente El instituto Cumbres festeja a mamá