Aurelia Benítez Castillejos mujer triunfadora y exitosa


AURELIA BENITEZ CASTILLEJOS

 

Profesionista y madre, la notaria Aurelia Benítez Castillejos es una mujer triunfadora y exitosa. Así como alguien que guarda empatía con las necesidades de los demás y con aspiraciones políticas.

Originaria de El Espinal, en el Istmo de Tehuantepec, es maestra en derecho y madre de tres hermosas hijas, a quienes inculca valores y el ímpetu por desarrollarse profesionalmente.

Asimismo, es una mujer de retos, prueba de ello es que ha participado en la carrera de 21 kilómetros (35 obstáculos SpartanRace Bestia), realizada en la ciudad de Oaxaca; aunque antes lo hizo en otras dos: la de 8 km. /25 obstáculos (Puebla) y 14 km. /30 obstáculos (Estado de México, en Amanalco de Becerra).

Es crosfitera, corredora, le gusta el alpinismo, así como viajar y estar en constante aprendizaje, por lo que tiene planeado estudiar un nuevo idioma en otro país.

Para la notaria pública 77, la mente es la que define todo lo que una persona puedes realizar, pero también son necesarios la motivación y trabajo constantes.

Aurelia Benítez Castillejos es hija de Ernesto Benítez y Carmen Castillejos, a quienes siguió en sus pasos en la abogacía y la educación. No obstante, se inclinó por el derecho (licenciatura que estudió en la Universidad Autónoma de Chiapas, Unach).

También se ha especializado en Derecho Fiscal y Derecho Mercantil, en la Escuela de Posgrado en Derecho, en la Ciudad de México.

 

Además de profesionista, es una mujer con vocación por el servicio público, pues considera que la política es una vía para ayudar a quienes menos tienen, empoderarse y ser ejemplo para otras mujeres en el estado de Oaxaca.

 

Actualmente, Aurelia Benítez es consejera estatal del Partido de la Revolución Democrática, pero mantiene su aspiración a un cargo público.

 

Como fundadora de diversas asociaciones civiles y del Instituto Latinoamericano (de educación secundaria y preparatoria), tiene entre sus planes crear un orfanatorio en Juchitán de Zaragoza, pues se ha percatado que en el Istmo hay muchos menores huérfanos y personas de la tercera edad en estado de abandono.

 

Para ella, su labor diaria se enfoca en mejorar cada día como profesionista, ser mejor ciudadana, apoyar a la gente que la necesita, participar en la vida política de Oaxaca y ser mejor madre, pero también estudiar cada día más, darse tiempo para sí misma y ser buena cristiana.

 

 

 

Anterior CARMELITA RICÁRDEZ LA POLÍTICA COMO FORMA DE SERVIR
Siguiente GISELA RAMÍREZ UNA VIDA ENTRE LETRAS Y CONTEXTOS